“VIVIMOS POR INSPIRACIÓN O POR DESESPERACIÓN” 2020, un año de visión razonada del objetivo real

“VIVIMOS POR INSPIRACIÓN O POR DESESPERACIÓN” 2020, un año de visión razonada del objetivo real

“La mente que se abre a una nueva idea, jamás volverá a su tamaño original”

Albert Einstein

 

El inicio de año representa una nueva oportunidad, la motivación para hacer todo lo que el año anterior no se logró. Un nuevo año marca definitivamente 365 oportunidades (este año es bisiesto 366) . Y en este momento es oportuno preguntarse: ¿A qué estás dispuesto a renunciar para hacer realidad aquello que tanto anhelas? Ese objetivo real que te has planteado y aún se mantiene en palabras o pensamientos sin pasar a la realidad deseada.  ¡A la acción!. Es la oportunidad perfecta para una reprogramación mental.

Piensa en esa acción que posiblemente no se activa porque lejos de estar inspirado, actualmente estás desesperado. ¿Te lo has preguntado? Pasando por cada área de tu vida e identificando en cuál de ellas se activan con frecuencia los estados emocionales de mayor alteración. Ahí! justo ahí está la clave, en indagar sutilmente en los estados internos y reconocer cuál de ellos impide una mayor proyección de vida, avance, felicidad y cierre de ciclos. Cuando se vive por desesperación, invade el miedo, y  se aprende a vivir con las excusas. Si se vive el presente reconociendo que el agradecimiento es la clave fundamental del progreso, identificas lo que está bajo tu control y lo que no. Hoy te invito a reprogramar la visión razonada de tu objetivo real de vida. pregúntate si realmente ¿vives  o sobrevives?.

Bajo esa condición, aunada a las alegrías, angustias, optimismo  o tristezas,  inició este nuevo año, nueva vida,  nuevo día o una nueva oportunidad de respirar conscientemente, con la firme intención de que las acciones que realices sean directamente proporcional a lo que sientes y piensas. Entonces, no sólo se debe hablar de motivación, porque al parecer no es el ingrediente necesario para que esa visión, que deberá ser razonada y sentida por ti, sea exponencial y permita que aquello que deseas se haga realidad. Una visión exponencial, como la que se amerita para potenciar este nuevo año, requiere de inspiración, estrategia, un nuevo discurso,  porque este mundo  actual, interna y externamente requiere de un espíritu aventurero, sin apegos, pero con gran sentido de la responsabilidad, individual y colectiva. Definitivamente hay que cambiar la ortografía de la vida: ¿Cuántos puntos o comas faltan a la tuya para que el avance sea definitivo?.

Ante los cambios eminentes, es indispensable “sentirnos orgullosos de donde hemos llegado y tener fe de hasta dónde seremos capaces de llegar”. (Mario Alonso Puig).

Con infinito agradecimiento, vive, respira cada instante como si fuese el último, inspírate en ti mismo, regocijándote en todas las bendiciones recibidas y aquellas que están a punto de llegar a ti, porque eres perfectamente imperfecto y estructuradamente desestructurado. Decídete a conocerte, respetarte y agradecerte por una nueva oportunidad. El momento es ahora y el tiempo siempre será perfecto. Inspírate, genera estrategias y agradece, porque el diseñador, constructor y piloto eres tu.

 

Aymara Marrón

Un ser humano que decidió aprender a vivir, viviendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 6 =